Unión bancaria europea. Alemania sólo integrará el 50% de sus bancos

La Unión Europea brilla por su ausencia en el Viejo Continente. Europa ha acometido una unificación de su moneda –y no en todos los países- y nada más. Una verdadera unión implica mucho más que una moneda común, implica una política fiscal unificada y una política económica a la medida de todos los socios. Es complicado equiparar las diferentes Europas que conviven dentro del continente, e incluso hay quien plantea que existen únicamente dos Europas; a saber: Alemania y el resto.

De momento la Unión intenta dar pasos que afiancen su estabilidad y después de que en 2013 pareciera que el euro iba a estallar –crisis de deuda soberana en países del Sur, rescates en Grecia, Portugal, Irlanda y rescate financiero en España- poco a poco las aguas vuelven a su cauce. Y no sólo han de volver a su cauce sino que han de renovarse. El siguiente paso que preparan las autoridades monetarias es la Unión Bancaria, un único regulador para las entidades financieras y un mismo control para todos los bancos. El objetivo es simple pero complicado de lograr, que una entidad financiera sea juzgada por su gestión empresarial y no por el país del que proviene. Por supuesto que subyace la necesidad de evitar crisis como en la que estamos inmersos puesto que no hay que olvidar que tiene su origen en el sector financiero aunque se ha contagiado a toda la economía en general.

Según la hoja de ruta de los mandatarios europeos, en 2014 podría estar ya en vigor la Unión Bancaria, un proceso que incluye la realización, otra vez, de test de estrés a la banca. Es curioso porque España pasará a tener bajo la lupa de la Unión Bancaria alrededor del 90% de sus entidades financieras y sin embargo Alemania únicamente abrirá las puertas a la vigilancia común en la mitad de sus bancos. Según el baremo del tamaño de las entidades financieras que pasan a ser objeto de análisis por parte de la Autoridad Conjunta, el país germano abrirá las puertas del 50%.

Hay voces que apuntan a que en Alemania en realidad no habrían hecho una limpieza del sector bancario tan profunda como la que se ha hecho en España y que podría haber bancos con situaciones no tan holgadas como se nos hace ver. Finalmente dará igual, en estas dos Europas: Alemania y el resto, está claro quién marca la directriz a seguir.

Hay que avanzar en muchas cuestiones que están aún en el aire, no así el MEDE. El Mecanismo Europeo de Estabilidad se constituyó como un vehículo supranacional desde el que gestionar futuros rescates a países, si hicieran falta. Lo que muchos ciudadanos no conocen es que quienes lo integren tendrán INMUNIDAD JURÍDICA en cualquiera de sus acciones. Sí, ha leído bien, no podrán ser investigados ni sus documentos serán requeridos en ningún juicio –si es que hubiera alguna irregularidad que investigar-. Es cuando menos sospechoso que las bases de la Unión Europea vayan por estos derroteros, raseros diferentes para unos y para otros. Y asegurarse la inmunidad jurídica… ¡Qué decir! Excusatio non petita, acusatio manifiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *