Un anuncio muy polémico

Aunque parezca increíble el anuncio del que más se está hablando en los últimos días es aquel que todavía no ha sido emitido. La polémica la ha puesto en bandeja el spot protagonizado por la actriz Scarlett Johansson para Sodastream, una máquina de bebidas de uso muy similar a las cafeteras de cápsulas, y que permite crear refrescos gaseosos en casa gracias también a ellas.

La empresa que ha contratado a la actriz, para ser la primera embajadora mundial de Sodastream e imagen del polémico spot, tiene su sede en Cisjordania, un territorio que no le pertenece. Por este motivo la joven actriz, que siempre ha puesto de manifiesto su carácter solidario en diferentes causas sociales, siendo incluso embajadora de la ONG, Oxfam Internacional, queda ahora en entredicho al recibir todo tipo de duras críticas. Johansson está siendo el blanco perfecto y las redes sociales no dejan de hacerse eco de todo tipo de comentarios por rodar el anuncio con la empresa israelí.

Pero cuál es el ¿porqué de esta polémica? El origen de la misma es simple, Sodastream la empresa en cuestión que publicita el producto es de origen israelí, pero tiene sus fábricas en Cisjordania, en concreto su sede principal está en el polígono industrial de Mishor Adumin, en el asentamiento cisjordano de Maale Adumim, uno de los más grandes que existe. No podemos olvidar que es un territorio ocupado por Israel, pero que por el momento no pertenece a la soberanía israelí, con lo que estaría situando sus fábricas en un territorio que no le pertenece según recoge la cartografía de las Naciones Unidas.

El anuncio estaba previsto que fuera emitido el próximo 2 de febrero durante la final de la Super Bowl, sin embargo ha sido censurado. El motivo nada que ver con la polémica que le ha rodeado sino por hacer referencia, el spot finaliza cuando Scarlett Johansson dice “Lo siento Coca y Pepsi”, a las marcas competencia directa y principales patrocinadores del evento: Coca Cola y Pepsi.

Con o sin presencia en la Super Bowl de lo que no cabe duda, es que la publicidad que buscaba la marca de un modo u otro, ha resultado todo un éxito, y es que es más que evidente que ya todo el mundo conoce la marca y la máquina Sodastream, que hasta hace apenas unos días era totalmente desconocida. No cabe duda que todo lo que toca Scarlett Johansson lo convierte en oro, aunque en esta ocasión sea solo en forma de vaso con refresco gaseoso de limón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *